Europa

La EPO cambia las Reglas sobre reducción de ciertas tasas oficiales

Posted on 04/02/2014 by balder

De acuerdo con el Art. 14(4) EPC, los solicitantes con residencia o lugar principal de negocio en un estado contratante con un idioma oficial distinto del inglés, alemán o francés (así como nacionales de dichos estados residiendo en el extranjero), pueden presentar documentos que deban ser aportados dentro de un plazo determinado en un idioma oficial de dicho estado y aportar una traducción de dicho documento al inglés, alemán o francés. La Regla 6(3) EPC establece una reducción en las tasas de solicitud, examen, oposición, recurso, petición de revisión, limitación y revocación para aquellos que presenten los documentos correspondientes en dicho idioma oficial de un estado contratante. El montante de la reducción ha sido hasta ahora el 20% de la tasa correspondiente. La principal ventaja de esta disposición ha sido el 20% de reducción de la tasa de examen simplemente marcando la opción de petición de examen en un idioma no oficial de la EPO, tal como el español. El propósito de esta reducción ha sido ofrecer algún tipo de “compensación” a los solicitantes de estados contratantes que no tienen el inglés, alemán o francés como idioma oficial.

Ahora, a partir del 1 de Abril de 2014, esta situación cambiará:

– En primer lugar, la reducción será sólo aplicable a las tasas de presentación y examen (este cambio parece no tener mayor importancia, pues el resto de las tasas se abonan menos frecuentemente).

– Además, la reducción será del 30% del importe de la tasa, en lugar del 20% actual, lo cual suena bien, no es así? La EPO se ha vuelto generosa?

– No, en realidad. Hay “truco”: a partir del 1 de Abril de 2014, la reducción será únicamente aplicable a:

(a) pequeñas y medianas empresas;

(b) personas físicas; o

(c) organizaciones sin ánimo de lucro, universidades u organismos públicos de investigación.

Y esto puede sonar peor, o no, dependiendo de si se cumplen las condiciones para encuadrarse en una de estas categorías.

Hay alguna buena razón para este cambio? Podemos encontrar algunos antecedentes en el documento CA/97/13 Rev. 1 (www.epo.org) del Presidente de la EPO al Administrative Council. Este documento incluye la declaración de que “la práctica actual de acuerdo con la Regla 6(3) EPC no está en línea con la intención original que subyacía en la introducción de la Regla, en concreto, equilibrar las desventajas que sufrían aquellos solicitantes para los que el régimen de traducciones resultaba disuasorio a la hora de utilizar el sistema de la patente europea”. Parece que la razón para esto es que muchos de los solicitantes que se beneficiaban de la reducción de la tasa de examen habían presentado sus solicitudes en inglés.

Sin embargo, presentar la solicitud en inglés no quiere decir que no se sufran las desventajas de un ámbito lingüístico distinto del de la EPO. Por ejemplo, en el caso de muchos solicitantes españoles, la redacción de la solicitud en inglés es necesaria o recomendable para reducir el riesgo de incumplimiento del Art. 123(2) a la hora de traducir al inglés un texto originalmente presentado en español, así como para reducir costes de traducción. No obstante, a menudo supone redactar en un idioma que no es el idioma nativo del autor ni de los inventores. Y los solicitantes españoles, cuando presentan una “primera” solicitud europea en inglés, deben, para cumplir con la Ley española, aportar antes la OEPM una traducción al español. Luego la desventaja persiste mientras que a partir del 1 de Abril de 2014 la “compensación” será únicamente aplicable para algunos solicitantes.

Si bien, por supuesto, desde un punto de vista “político”, la EPO puede estar satisfecha de anunciar que ha incrementado hasta un 50% las reducciones aplicables para pequeñas y medianas empresas e inventores individuales. Ya nos podemos imaginar los titulares…

Fuente: the Official Journal of the EPO, 01/2014 (www.epo.org)