Ingeniero Industrial
Licenciado en Físicas
Agente de Patentes Europeas

Pablo no sólo estudió ingeniería y física, sino que prosiguió con cursos de posgrado en ingeniería nuclear y, después de trabajar durante cuatro años como consultor en el área de medio ambiente y energía, regresó a la Universidad Politécnica de Cataluña y a la Universidad de Barcelona, esta vez para trabajar como profesor durante ocho años. Y como a Pablo le encantan los desafíos, en lugar de ganarse la vida de manera fácil enseñando la misma materia año tras año, fue cambiando a menudo entre diferentes campos de la física y de la ingeniería: física, ciencia de los materiales, sostenibilidad energética y optimización, electrónica de potencia y control, y mecánica … ¡se dice pronto!

Ahora, no contento con convertirse en un verdadero experto en muchas áreas de la tecnología y la ciencia, en 2006 Pablo entró en lo jurídico, concretamente la Propiedad Intelectual, trabajando como consultor de patentes para una de las agencias más importantes de Barcelona. Y se encontró con que le gustaba, y que tanto su conocimiento de la tecnología como sus habilidades pedagógicas resultaron imprescindibles: después de todo, el trabajo de un abogado de patentes es hacer que unos inventos sofisticados de alta tecnología sean comprensibles para los examinadores de patentes y los jueces, que no siempre son expertos en la materia, y también en sentido inverso, hacer comprensibles los complejos conceptos jurídicos de propiedad industrial a los ingenieros.

Sus habilidades lingüísticas también resultaron muy útiles: las lenguas maternas de Pablo son el catalán, el castellano y el francés, y también habla inglés. En realidad, durante muchos años trabajó como traductor freelance entre estas lenguas, en paralelo con sus otras actividades.

Pablo tiene su base en Barcelona, lo que significa proximidad para nuestros clientes catalanes y franceses. Aunque, por supuesto, cada vez que puede, regresa a la isla donde creció: la hermosa isla de Mallorca.