Licenciada en Derecho
Agente Oficial de la Propiedad Industrial
Agente Europeo de Marcas

Cuando Inmaculada se licenció en Derecho, empezó a trabajar para una prestigiosa Universidad privada, donde estuvo cinco años, como profesora de Derecho Procesal.

Posteriormente tuvo la oportunidad de trabajar en el Congreso de los Diputados, donde trabajó como asesora de la Vicepresidenta Primera.

Inmaculada se unió después a un despacho generalista, donde trabajó como abogado.

En 2006 se especializó en Propiedad Industrial y se unió a uno de los principales despachos de Propiedad Industrial en aquel momento, entendiendo siempre que un campo tan específico como la Propiedad Industrial requiere un profundo conocimiento de la legislación vigente así como de la práctica diaria, tanto de la Oficina de Patentes y Marcas, como de los tribunales. Los conflictos en materia de Marcas no son necesariamente muy numerosos, pero tienen una enorme importancia, tanto desde un punto de vista jurídico, como desde un punto de vista económico.

Ha adquirido desde entonces una amplia experiencia en protección de Marcas -incluyendo informes de viabilidad de marcas y estrategias de protección- y asesorando sobre conflictos de marcas – procedimientos de oposición, negociaciones y redacción de acuerdos-, ocupándose de carteras de marcas a gran escala de clientes que operan en muy diversos campos y actividades.

Inmaculada dice:

BALDER representa un proyecto ambicioso para cualquier profesional en el sector. El despacho cumple con los requisitos esenciales: compañeros capacitados y con experiencia, con ganas de servir al cliente de la mejor manera posible y entusiasmados con la posibilidad de aprender y mejorar cada día. Tal y como el famoso filósofo español Ortega y Gasset dijo: “Es una pena hacer por obligación lo que se puede hacer por entusiasmo”.