Latin America

Modificaciones en la Ley de Marcas en México

Posted on 18/06/2018 by balder

Spain

Como ya adelantamos en nuestra noticia anterior (http://balderip.com/es/trademark-law-changes-in-mexico/), la Ley de Propiedad Industrial de México también incluirá algunos cambios muy importantes en cuanto a marcas, los cuales entrarán en vigor el próximo 10 de agosto de 2018.

Las principales modificaciones serán:

  • Las marcas sonoras, olfativas y hologramas pasarán a ser registrables.
  • La distintividad adquirida será aceptada como excepción a la descriptividad, si se demuestra que se ha adquirido distintividad como consecuencia del uso comercial.
  • Una solicitud de marca que reproduce o imita parcialmente o totalmente una obra de derecho de autor o alguno de sus elementos, podrá ser denegada.
  • La mala fe será un impedimento legal para conceder una solicitud de marca. Se define la mala fe como sigue: el registro se solicita contra las buenas prácticas, usos o costumbres del sistema de Propiedad Industrial, el comercio y la industria, o cuando se busca un beneficio o ventaja impropia. La mala fe se presenta como un motivo para la nulidad de un registro de marca. Tal acción puede ser ejercida en cualquier momento.
  • La declaración de uso debe ser presentada después de tres (3) años, contados a partir de la concesión del registro, y dentro de los tres meses siguientes cumplidos estos tres años. Se deberá demostrar el uso ininterrumpido de la marca durante los mencionados tres (3) años. Si se omite dicha presentación, la marca será declarada abandonada.
  • Si se emite una objeción contra una solicitud de marca, sobre la base de algún derecho anterior, el solicitante tendrá la posibilidad de superar la objeción mediante la presentación de un acuerdo de coexistencia o una declaración de consentimiento firmada por el titular de la marca anterior.
  • En la nueva Ley se incluirá las marcas de certificación para distinguir productos y/o servicios, cuyas cualidades o características (componentes, condiciones de procesamiento, calidad, procesos) hayan sido certificadas por su titular.
  • La declaración de notoriedad o fama de una marca puede ahora ser solicitada abarcando los productos y/o servicios para los cuales se originó dicha notoriedad o fama, sin haber registrada previamente en la Oficina Nacional de Marcas.
  • El examinador está obligado a analizar oposiciones presentadas por terceros. Se puede presentar pruebas en este sentido y, después de haber recibido una respuesta a la oposición, se otorga un período de solo dos (2) días hábiles para presentar alegatos. Un procedimiento de oposición, no obstante, no suspenderá el procedimiento de la solicitud, ni determinará el resultado del examen de fondo.
  • Es obligatorio registrar la marca como será usada.
  • Los productos y/o servicios deben estar bien especificados. Ya no será posible reivindicar designaciones incluidas en los títulos de clase de la Clasificación Oficial, al menos que dichos productos o servicios estén contenidos en las clasificaciones mismas.
  • También se generarán cambios en cuanto a renovaciones de marcas, a saber, (1) al solicitar una renovación, el titular debe presentar pruebas del uso efectivo y real de la marca. (2) Las marcas registradas que se encuentren en periodo de gracia de renovación, serán consideradas como impedimentos legales para efectos del registro de marcas idénticas/similares en grado de confusión. (3) Ya no será posible conseguir la renovación de una marca registrada acreditando únicamente el uso de un solo producto y/o servicio. El uso de todos los productos y/o servicios para los que la marca fue registrada, tendrá que ser comprobado (4) Se elimina la disposición que permitía aprovechar el uso declarado en la renovación de un registro, para acreditar el uso de otros productos o servicios de un tercer registro.
  • En relación con procedimientos de la declaración administrativa de nulidad de marcas entrarán en vigor los siguientes cambios: (1) Ya no será posible presentar una acción de nulidad en base del supuesto de “error o inadvertencia”. (2) Se podrán presentar acciones de nulidad, basadas en la mala fe. (3) El plazo para presentar una acción de nulidad se cuenta ahora a partir del uso previo en México o en el extranjero a 5 años (anteriormente, 3 años).